Todos hemos estado ahí, meditando la opción de comprar una casa ante los precios del alquiler y lo que supone a largo plazo, obtener una propiedad que poder usar en una mala racha o la opción de dejarla a nuestros hijos.

Es posible que nadie se plantee ninguna ventaja extraordinaria que la propia inversión. Por ello las condiciones de la hipoteca son fundamentales ya que los próximos años estarás “atado” a ella.

Anteriormente os explicamos qué son las hipotecas y las diferencias que existen entre ellas. Hoy queremos explicaros las alternativas a los seguros vinculados a las hipotecas.

 

Necesitas un seguro de vida para tu hipoteca

La necesidad de un seguro de vida para la contratación de una hipoteca es un hecho, nadie quiere dejar su deuda a los herederos en caso de que ocurra una fatalidad. La normativa actual permite que la contratación de este seguro de vida para hipoteca se pueda realizar fuera de la entidad que proporciona el crédito bancario.

También es importante que sepamos que la contratación de un seguro no te ata a él de por vida, puedes mirar y si te interesa otra opción, cambiar de aseguradora. Pero recuerda que no puedes quedarte sin seguro.

En MetLife tenemos un seguro de vida para hipoteca en el que el capital que cubre es solo el capital pendiente. Entendemos que, si vas haciendo pagos por tu casa, nosotros también tenemos que ir adaptándonos al capital que te queda por pagar y no a la totalidad del momento en el que lo contratas.

Otra gran ventaja de nuestro seguro de vida para hipoteca es la posibilidad de cubrir los casos en los que sufras de una incapacidad. Lo cual es importante, no queremos que te encuentres en una situación de dependencia y que la hipoteca siga siendo un cargo más.