Si te estás informando para solicitar un préstamo, es posible que te hayan exigido que contrates un seguro de amortización de préstamos. No se trata de un seguro obligatorio, sino de una opción inteligente que te permite vivir tu elección con más tranquilidad.

Uno de los motivos más habituales para solicitar un préstamo es la compra de una casa: en nuestro país, ser propietario de una vivienda es el objetivo de muchas familias y se considera un sinónimo de estabilidad y tranquilidad económica. Se adquiere una vivienda pensando en el futuro, como forma de inversión «segura» que el día de mañana nos pueda garantizar (aunque no sea un sustento económico constante) un punto seguro, una respuesta a la precariedad.

En este caso, la  ley te obliga a elegir un seguro que cubra los daños del inmueble (incendio y explosión), y las entidades bancarias también recomiendan contratar  un seguro de vida que será útil en caso de fallecimiento e incapacidad absoluta y permanente de la persona que tiene que pagar el crédito. En este sentido, los denominados seguros de amortización de préstamos son un acto de responsabilidad: no te arriesgarás a que en caso de que te ocurra algo, debas traspasar a tus hijos o a tu pareja una carga económica (vinculada a las cuotas restantes) para mantener la propiedad del inmueble que no sabes si el día de mañana podrán afrontar.

 

¿Por qué asegurarse? 

Un préstamo es un paso importante. Un seguro te permite tener la certeza de que podrás devolver la deuda en caso de ocurrir alguna de las coberturas contratadas, así, excepto excepciones, en caso de siniestro, la compañía pagará a la entidad financiera la cantidad asegurada de un bien tan preciado como tu casa. Esto resulta especialmente importante cuando se tiene una familia con hijos, pero también lo es en el caso de las parejas y solteros ya que igualmente proteges lo que más te importa.

Piensa que la indemnización de los seguros de vida será abonada directamente al banco, no teniendo que hacer frente tus familiares al pago del préstamo.

 

Múltiples opciones para elegir la solución más adecuada y conveniente

Durante los últimos años, los Reguladores han recordado, que conforme a la ley, no es obligatoria la suscripción del seguro de vida con la Entidad presentada por el banco que da la hipoteca. De esta manera,  se ha visto favorecida la elección entre varias ofertas con el fin de encontrar la más adecuada a las exigencias del cliente que contrata el préstamo.

Los bancos suelen proponer soluciones pensadas para proteger mediante el seguro de vida, a los clientes que contratan el préstamo. Puede ser conveniente comparar estas ofertas con las existentes en el mercado, ya sea haciendo cotizaciones en Internet o pidiendo ayuda a un experto (agente de seguros o corredor), comparando precios y coberturas. 

 

Garantías habituales de los seguros para préstamos

Algunos seguros se han concebido pensando específicamente en los titulares del préstamo y, por tanto, se hacen para proteger a las familias o a sus allegados si ocurre alguna de las coberturas contratadas. En general, existe una oferta muy amplia, aunque la gama de garantías es, aproximadamente, la misma:

Garantía en caso de fallecimiento: en este caso, la aseguradora paga a la entidad financiera la cantidad asegurada.

Incapacidad absoluta y permanente: cobertura complementaria opcional. La compañía pagará a la entidad financiera la cantidad asegurada.

Además de estas garantías, cada compañía aseguradora puede ofrecer coberturas complementarias. Teniendo en cuenta que cada cobertura que se añada implica un coste adicional para la prima, conviene encontrar las mejores garantías para tu caso.

 

CRÉDITO SEGURO

Garantiza a tu familia la tranquilidad de pagar el préstamo aunque se produzcan FALLECIMIENTO E INCAPACIDAD ABSOLUTA Y PERMANENTE de los asegurados.

La prima está ligada al capital pendiente de amortizar y no pagas el exceso.

No existe periodo de carencia ni franquicia.

El precio no aumenta en la modalidad de pago fraccionado.

Hasta un 40% más barato que otros seguros similares.

50€ de descuento en la prima del primer año.

La solidez financiera, estabilidad y solvencia global de MetLife, nos convierten en la mejor elección. 

 

Cómo comparar los seguros para préstamos: 5 consejos útiles

En un mercado con tantos productos es importante identificar cuáles son las garantías adecuadas a tu estilo de vida para no adquirir algo que no te sea útil y gastar mucho más de lo estrictamente necesario.

Constituir un préstamo ya es, de por sí, una carga notable en cuanto a la documentación y la información que tu banco te pedirá que aportes, y tendrás que leer muchas páginas informativas llenas de cláusulas que a menudo son difíciles de interpretar.

A continuación, te indicamos algunos aspectos que te pueden ayudar a elegir las mejores coberturas para tu protección y a entender mejor las pólizas existentes en el mercado:

1. Pide que te confirmen las coberturas y limites que te ofrecen y consulta las condiciones generales y particulares de tu seguro de amortización de préstamos.

A menudo, al elegir un seguro vinculado a un préstamo, quien lo suscribe está convencido de que se le garantizan todas las coberturas que ofrece la compañía. Infórmate en detalle sobre en qué casos el seguro te garantiza una cobertura concreta, y así evitarás sorpresas.

 

2. Infórmate sobre los periodos de carencias y las franquicias.

Son dos términos técnicos a los que, precisamente por este motivo, el que suscribe la póliza a menudo no presta atención, aunque constituyen dos valores muy importantes que cabe estudiar. El período de carencia es el intervalo de tiempo durante el que la póliza está activa pero no tiene cobertura. Así pues, infórmate detalladamente sobre la duración del período de carencia, que tiene que estar indicado en las Condiciones de la póliza. Tanto la carencia como la franquicia, pueden existir para algunas coberturas incluidas en la póliza como la de Desempleo e Incapacidad Temporal.

Por su lado, la franquicia establece un límite por debajo del cual los daños corren a cargo del tomador o asegurado. Seguramente estás acostumbrado a valorar este parámetro en los seguros de coche y sabes que es posible que la póliza no cubra un daño menor.

En el caso de los seguros vinculados a préstamos, sobre todo en el caso de determinadas garantías, puede existir una franquicia pero no es algo genérico ni habitual en este tipo de producto.

 

3. Pregunta qué pasa en caso de subrogación si quieres renegociar el préstamo o cambiar de banco.

La mayoría de las pólizas de seguros que ofrecen directamente las entidades de crédito están estrechamente vinculadas al banco que hayas elegido y que te ha concedido el préstamo. Esto significa que si quieres renegociar el préstamo para conseguir mejores tipos, deberías rescindir también la póliza de seguro y contratar una nueva póliza. Nuestro consejo es que valores una póliza que te permita cambiar de préstamo o de banco sin tener que suscribir un nuevo contrato de seguros perdiendo las condiciones obtenidas. En algunos casos y según datos de INESE, los seguros de vida Riesgo son entre un 30% y un 35% más caros en los bancos.

 

4. Estudia con atención los costes del fraccionamiento del pago.

La mayoría de las primas de seguros son anuales y te permiten elegir la modalidad de pago: pago único anual, o prima anual fraccionada en pagos semestral, trimestral o mensual. Si eliges realizar varios pagos, es posible que el valor de la prima aumente a causa de los costes del pago fraccionado. Es importante investigar distintos precios para evitar mayores costes y elegir el método de pago que mejor se adecue a tus necesidades.

 

5. Pide explicaciones específicas sobre las cláusulas limitativas o exclusiones de la póliza.

Todos los seguros vinculados a préstamos, igual que todos los seguros, incluyen cláusulas específicas, denominadas limitativas y/o exclusiones. Se trata de riesgos que no están cubiertos en la póliza. Cada cobertura tiene sus exclusiones. Te aconsejamos que leas con atención estas posibles exclusiones y limitaciones de las pólizas, que siempre se indican de forma resaltada en las Condiciones Especiales de la póliza.

 

Fuente: https://www.inese.es/noticias/los-seguros-de-vida-riesgo-entre-un-30-y-un-35-mas-caros-en-los-bancos 

Posted: 03-08-2018