Comprarte una casa, aunque no lo parezca, es una de las decisiones más importantes que vas a tomar en tu vida. Te contamos qué cosas necesitas saber si estás pensando en dar el paso:

- Contrata a un agente inmobiliario y consulta con él cualquier duda o pensamiento acerca de tu próxima vivienda (precios, zonas, contratos…).

- Comprar una casa implica firmar contratos. Una vez has tomado la decisión todo se traduce a papeles y más papeles. Revisa bien todos los detalles antes de firmar y si hay algo que crees que se podría debatir negócialo con el vendedor.

- ¿Te mudas con tu pareja? Es algo que debes tener en cuenta por si en un futuro decidís formar una familia, pensad en cuántas habitaciones debería tener la casa, si cuenta con ascensor, garaje...

- Fíjate en lo esencial. Es cierto que nos enamoramos a través de la vista, pero hay cosas que son más fáciles (y sobre todo más baratas) de cambiar que otras. Si no te gusta el color de las paredes, cámbialo por uno de tu gusto, seguro que cuesta menos que adaptar la cocina. Ten en cuenta que volver a estructurar un baño o una cocina es complicado y caro, y que los cambios estéticos son más asequibles.

- Tienes que estar seguro de que puedes asumir el coste. Existen muchos factores que pueden cambiar tu estilo de vida (cambio de trabajo, estudio de tus hijos…) debes ser consciente de todo ello y compra la casa que crees que vas a poder pagar. Piensa también en los gastos extra que puede generar vivir en un tipo de casa o en otra.

- Antes de tomar una decisión piensa en cómo será tu vida a largo plazo. Aunque ahora mismo puedas asumir un gasto elevado, debes tener claro cuál es tu situación económica, con qué ahorros cuentas y cuáles son tus planes. Pensar a largo plazo también implica tomar decisiones pensando en lo que pueda pasar en un futuro, por nosotros y por nuestra familia. Lo más habitual es que al decidir comprar una casa, firmemos una hipoteca, lo que supone una responsabilidad financiera ineludible durante varios años. La mayoría de las hipotecas llevan en el paquete un seguro de vida que nos ofrece el banco para evitar que nuestra familia tenga que asumir el gasto del capital que falte por pagar de la hipoteca en caso de que algo nos ocurriese. ¿Sabes que ese seguro de vida no es necesario que lo contrates con el banco? Puedes contratarlo directamente en compañías de seguros, especializadas, y además puedes ahorrarte dinero. Si estás pensando en comprarte una casa y quieres saber más, entra aquí y descubre todas las ventajas de contar con un producto como Crédito Seguro.


 

Posted: 03-08-2018