Introducir a tus hijos en conversaciones financieras puede ser complicado, pero es totalmente necesario para que sean capaces de entender cómo se gestiona el dinero, y una vez crezcan, sepan gestionar correctamente sus propias finanzas.

Enseñar a tus hijos una base financiera sólida mediante la educación que les proporcionas, puede ayudarles a afrontar mejor sus responsabilidades como futuros adultos.

Cuando pagues una factura, cuéntales qué estas pagando, cómo y por qué. Habla con ellos sobre tu sueldo y tus obligaciones correspondientes.

No tiene que tratarse de una conversación directa, larga y aburrida que tengas que tener con ellos el día que te llegue la primera factura, puedes esperar a hacerlo cuando sean un poco mayores (y maduros, en cierto sentido) acercándoles poco a poco a la realidad a la que un día ellos también se enfrentarán.

Además, existen tres puntos para tener en cuenta para proteger el futuro de tus hijos si algún día algo te sucede y no puedes cuidar de ellos:

  • Crea una cuenta de ahorros para ellos
  • Designa a alguien para que pueda cuidar de él/ella si tú no estás o estás incapacitado
  • Asegura su futuro contratando un seguro de vida

Aunque ahora mismo tu familia y tú os encontréis en una situación económica tranquila o favorable, nada ni nadie puede asegurar que tus hijos, en un futuro, puedan tener esa tranquilidad. Los seguros de vida pueden ayudarte a ti y a tu familia a lograr esa tranquilidad.

Los cambios y las situaciones complejas pueden derivar en cierta inestabilidad para la que se tiene que estar preparado como adulto. Si hablas con tus hijos de dinero, facturas, ingresos, deudas etc., conseguirás que sepan apreciar lo que cuesta trabajar, además de asegurar, organizar y mantener un hogar.

 

Fuente: 

http://www.finanzasparatodos.es/es/economiavida/empezandofamilia/asegurarfuturohijos.html#

Posted: 05-07-2018