La edad es un factor clave en la contratación de una hipoteca. A mayor juventud más largo será el plazo de amortización, mientras que cuanto más tarde se firme menos tiempo dispondremos para devolver el préstamo. No podrás comprar una casa y pagarla a 30 años si tienes 70. La madre naturaleza no lo permitirá.

Hay una serie de características comunes según la edad que nos darán una idea de la edad óptima para comprar tu próximo palacio.

 

Hipotecas para personas de 25 a 35 años

Esta etapa está marcada por la falta de ahorros. Es difícil encontrar jóvenes con un nivel de ahorros que pueda cubrir la entrada o la parte que no puedes financiar con el banco.

Aun así, hay bancos que tienen una bolsa de inmuebles para la cual otorgan el 100% del valor tasado. Otros ya ofrecen el total del importe pero con unas condiciones menos favorables.

Por otro lado, estas edades permiten que puedas amortizar el crédito con un plazo de hasta 40 años, lo que dejará unas cuotas más asequibles.

 

Hipotecas para personas de 35 a 45 años

Esta es la edad óptima ya que nos encontramos con un perfil de trabajador con contratos estables y ahorros para la entrada y los gastos. El banco es receptivo a este tipo de cliente y será generoso con los plazos máximos de amortización teniendo en cuenta, eso sí, que el último plazo se debería pagar con 75-80 años máximo, según la entidad, y que la mensualidad no supere el 35% de los ingresos (y garantizar así que podrás pagar las cuotas sin excesivos problemas).

 

Hipotecas para personas mayores de 45 años

Caracterizados por ingresos fijos y un nivel de ahorro más elevado, la duración del contrato no acostumbra a ser el principal problema de este segmento. Además, en muchos casos la hipoteca está destinada a la segunda residencia para la que los bancos endurecen las condiciones del crédito. Normalmente se traduce en contratos de menor duración y con menor deuda.

En general, las limitaciones serán los plazos máximos que tenga la entidad para el pago de la última cuota, que como comentamos antes es de 75-80 años.

 

El seguro de vida asociado a la hipoteca

Todas las contrataciones tienen que ir con un seguro de vida asociado a la hipoteca. En MetLife contamos con el Seguro de Vida Hipoteca que puedes contratar hasta los 70 años. Así que nunca es tarde para hacerte con tu propia residencia.