Seguro que tener un accidente cuando estás de vacaciones es algo que nadie se imagina cuando idealiza sus días de descanso que tanto esperaba. Tener que ir a un hospital en un ambiente desconocido puede ser una experiencia estresante, sin mencionar el hecho de que estás perdiendo tu tiempo de vacaciones para relajarte. En estos casos, las circunstancias pueden ser confusas y puedes sentirte desorientado, pero recuerda que estés donde estés, necesitas tener un plan para lidiar con este tipo de situaciones y estar seguro si tienes un accidente en el extranjero. En este artículo te damos algunos consejos por si llegaras a sufrir un accidente estando de vacaciones.

¿Qué ocurre si tengo un accidente en el extranjero?

Lo primero que debes hacer es averiguar cuál es el hospital más cercano a tu hotel o el sitio donde te alojas. Muchas veces, cuando un turista tiene un accidente en sus vacaciones, se espera a volver a casa para ir al médico. Esto puede traer problemas muy graves, ya que aunque creas estar seguro de que el accidente sólo te ha provocado algunas inflamaciones y moretones, existe el riesgo de tener lesiones internas y otros tipos de problemas que necesitan ser revisados por un médico. Siempre deberías acudir a urgencias del hospital más cercano. Sobre todo porque si necesitas hacer una queja o reportar el accidente, el comprobante de que acudiste a urgencias será importante.

Seguros de accidentes para estar protegido en el extranjero

Dependiendo de tu compañía de seguros, la forma en que los seguros de accidentes te puede ayudar en estas situaciones y casos de accidentes en el extranjero puede variar.

Con el Seguro de Accidentes de MetLife, en caso de un accidente, tendrá acceso a la mejor cobertura, las 24 horas del día, los 365 días del año. Descubre todas las ventajas de nuestro seguro de accidentes y disfruta de la tranquilidad de saber que, pase lo que pase, estarás siempre protegido.

Y sigue disfrutando de tu viaje…

Una vez hayas ido al médico y hayas sido tratado, no dejes que el accidente estropee el resto de tus vacaciones. Si la hospitalización no es necesaria, y el médico lo permite, aprovecha al máximo los días que te sobran para descansar y relajarte. Sólo recuerda seguir las órdenes del médico y, al volver a casa, consulta a tu médico de confianza para confirmar que todo está en orden.