Cada vez las temperaturas son más altas y las consecuencias no se hacen esperar, personas, animales y vehículos están en el punto de mira.

 

Los cinco veranos más calientes en Europa desde el año 1500 han tenido lugar desde comienzos de este siglo, concretamente en 2002, 2003, 2010, 2016 y 2018. Han sido provocados por el aumento de las emisiones de dióxido de carbono que atrapa el calor en la atmósfera, según la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

Esta tendencia ha culminado en este mes de junio, el cual se ha considerado el más cálido jamás registrado, según confirma el Servicio de Cambio Climático del programa Copernicus de la UE.  Las previsiones para el siglo XXI indican que las olas de calor serán cada vez más frecuentes, intensas y duraderas.

 

Conducir con calor

Según un estudio realizado por Prevensis sobre los hábitos de conducción, los accidentes de tráfico como consecuencia del calor se pueden cuantificar en un 17% de los accidentes totales. Esto es debido a que cuando la temperatura se sitúa entre 35 y 40 grados se dejan de percibir casi una quinta parte de las señales de tráfico y los errores aumentan (podría equipararse a la ingesta de cinco cervezas).

Aparecen el cansancio, fatiga, somnolencia, agresividad y la disminución de la capacidad de concentración y atención.

 

El vehículo

Los coches también se resienten, presentando más problemas con los neumáticos (pinchazos) y el motor (sobrecalentamiento y encendido del testigo de avería). En realidad, muchas de estas incidencias se podrían prevenir con un adecuado mantenimiento del coche.

 

Conclusiones

Obviamente no podemos controlar todos los factores que nos pueden afectar, aunque sí podemos prevenir para no ser nosotros los causantes de una situación peligrosa.

En cualquier caso, prevenir es curar y en MetLife lo sabemos, por lo que ponemos a tu disposición el Seguro de Accidentes con Reembolso Médico (Protección Salud), con el cual podrás tener siempre la asistencia que requieras en el momento adecuado.

Además, con este seguro de accidentes no solamente estarás cubierto en caso de que suceda algún imprevisto que pueda hacer que tu verano se complique, si no que también tendrás acceso a una extensa red de centros de medicina privada y centros de bienestar, para que no tengas que preocuparte de ninguna otra cosa más que de disfrutar con los tuyos.