Aunque hay factores que determinan la velocidad del envejecimiento, como la genética o el estilo de vida de las etapas anteriores, establecer unos hábitos saludables a partir de los 65 años favorecerá el llamado envejecimiento activo.

 

Durante todo el ciclo de vida, las personas se encuentran en un constante cambio biológico. Esto se hace más patente en la etapa adulta. Envejecer con salud es posible, si se siguen una serie de pautas para mantenerse activos, mejorando nuestra calidad de vida.


 Seguir  una dieta saludable. Esto implica llevar una dieta equilibrada, variada y moderada, para fortalecer el organismo. Debe incluir alimentos de todos los grupos, potenciando aquellos que aportan los nutrientes necesarios como los hidratos de carbono o lípidos, aunque estos últimos no deben representar más de un tercio de la dieta; y moderar el consumo de sal, azúcar, grasas saturadas y alcohol.

Mantenerse hidratado también es un factor clave, para ello bebe al menos seis vasos de agua al día.


 Hacer ejercicio. Uno de los beneficios del ejercicio físico es aumentar la esperanza de vida. Es recomendable realizar ejercicio al menos dos horas por semana. Dar un paseo, montar en bicicleta o nadar son actividades que fortalecerán la masa muscular y la salud funcional del cuerpo. Además, ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares.


 Buscar la positividad. El factor psicológico es clave para la aceptación del rol en esta nueva condición. Afrontar las experiencias dolorosas, como la pérdida de una persona querida, con resiliencia, buscar la felicidad en nuevas situaciones y encontrar oportunidades en los cambios, mejora en gran medida la calidad de vida, evitando caer en depresión.


 Sociabilizar. La forma de envejecer está muy influenciada por el entorno y el comportamiento de la persona. La familia y el círculo de amistades son un gran apoyo social en esta etapa adulta. Además, ayudan a seguir manteniendo una posición social. Las reuniones familiares o una partida con los amigos, fortalecerán una sociabilización positiva.


 Mantener la mente activa. La jubilación te brinda la oportunidad de iniciar aquellas actividades que no pudiste realizar por falta de tiempo o aprender aquello que dejaste atrás. ¡Es un buen momento para estudiar! Los adultos se encuentran en una situación diferente en el proceso de aprendizaje respecto a los jóvenes, pero siguen teniendo la capacidad de asimilación de nuevos conceptos. 

 

En definitiva, la salud es fundamental en la forma de vivir el envejecimiento. ¡Sigue estos consejos para tener una vejez activa y positiva!

 

Información Adicional:

Organización Mundial de la Salud, Informe Mundial sobre el envejecimiento y la salud, 2015 http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/186466/1/9789240694873_spa.pdf

U.S. Department of Health and Human Service, Physical Activity Guidelines for Americans, 2008 https://health.gov/paguidelines/pdf/paguide.pdf

Salud Madrid, Fundación Española de la Nutrición (FEN), Guía de Orientación nutricional

 

Posted: 09-07-2018