Seguro que todos los años tu familia se enfrenta a resfriados, dolores de garganta y virus. Cuando llevas a tu hijo al médico por estas enfermedades, ¿esperas que automáticamente le receten antibióticos para tratarlo?

Muchos padres lo hacen. Y se quedan sorprendidos si salen del hospital con las manos vacías, al final, ¿qué padre no quiere que su hijo se recupere lo más rápido posible? Pero la verdad es que tu médico podría estar haciéndoos un favor al no prescribiros un antibiótico.

El tema de los antibióticos es muy importante porque aún en este país estamos acostumbrados a usarlos como primera solución en España aún hay una cultura de usarlos como primera solución. Según un estudio internacional, España es el país avanzado que más antibióticos consume1.

¿Qué son los antibióticos?

Los antibióticos, utilizados por primera vez en la década de 1940, son sin duda uno de los grandes avances de la medicina. Pero su prescripción excesiva ha afectado en el desarrollo de bacterias resistentes, que no responden a los antibióticos que pudieron haber funcionado en el pasado. Además, cada vez que los niños toman antibióticos corren el riesgo de padecer efectos secundarios, como malestar estomacal, diarrea o incluso una reacción alérgica.

¿Cómo funcionan los antibióticos?

Para comprender cómo funcionan los antibióticos, necesitas conocer los dos tipos principales de gérmenes que pueden hacer que las personas enfermen: las bacterias y los virus. Aunque ciertas bacterias y virus causan enfermedades con síntomas similares, las formas en que estos dos organismos se multiplican y transmiten enfermedades son diferentes: los antibióticos son efectivos contra las bacterias porque trabajan para matar a estos organismos vivos al detener su crecimiento y reproducción. Cuando hablamos de virus, la historia cambia, el sistema inmune del cuerpo puede combatir algunos virus antes de que causen enfermedades (como gripe), pero otros simplemente deben seguir su curso. Los antibióticos no funcionan contra los virus.

¿Qué pasa si tomo antibióticos?

El uso frecuente e inapropiado de antibióticos puede hacer que las bacterias u otros microbios cambien, por lo que los antibióticos no funcionan en su contra. Esto se llama resistencia bacteriana o resistencia a los antibióticos. El tratamiento de estas bacterias resistentes requiere dosis más altas de medicamentos o antibióticos más fuertes. Debido al uso excesivo de antibióticos, ciertas bacterias se han vuelto resistentes incluso a los antibióticos más potentes disponibles en la actualidad.

Además, el uso excesivo de antibióticos puede provocar otros problemas. Los antibióticos matan muchas bacterias diferentes, incluso las buenas que ayudan a mantener el cuerpo saludable. A veces, tomar antibióticos puede causar que una persona desarrolle diarrea debido a la falta de bacterias buenas que ayudan a digerir los alimentos adecuadamente. En algunos casos, las bacterias malas, como Clostridium difficile (o C diff), pueden crecer de forma excesiva y causar infecciones.

 

Fuentes 1:

https://elpais.com/elpais/2018/03/26/ciencia/1522073921_610784.html

Posted: 23-07-2018