Durante el embarazo, tu médico puede recomendar el reposo en cama, especialmente si hay indicios de posibles complicaciones. En teoría, puede parecer algo atractivo, pero de hecho puede significar la imposibilidad de realizar tareas comunes, y en algunos casos puede incluso conducir a estados de depresión.

 

La recomendación de reposo absoluto depende de la opinión de cada médico. No hay evidencias de que este tipo de descanso ayude a evitar complicaciones en el parto y la tendencia es de recomendar cada vez menos este tipo de tratamiento. Acláralo muy bien con tu médico.

En la mayoría de los casos, el embarazo sólo significa una reducción de la actividad por un corto período de tiempo, lo que te permitirá seguir haciendo las tareas del hogar e incluso continuar trabajando hasta cerca de la fecha del parto.

Hay varias razones, sin embargo, para que el reposo en cama pueda ser recomendado por tu médico: embarazo múltiple, problemas cervicales, dificultades del crecimiento fetal, etc. Ciertas enfermedades crónicas también pueden llevar a una recomendación en este sentido. En estos casos, la mujer debe evitar estar de pie y debe evitar esfuerzos. En casos extremos, incluso puede ser necesaria la hospitalización [1].

Este nivel de inactividad puede suponer diversas consecuencias para la salud mental y física. Dolores en músculos y articulaciones, sensación de aislamiento, cambios de humor e incluso depresión son síntomas comunes. Es muy importante estar acompañado de familiares o amigos para ayudar en las tareas más complicadas. Esto puede servir también como un estímulo positivo durante este período.

Aclara debidamente con tu médico que reglas hay que seguir en relación a las tareas permitidas, al tiempo de descanso necesario, a los hábitos alimentarios, a la actividad sexual, etc.

Con todo el tiempo que tendrás disponible, organiza actividades que permitan mantenerte ocupada y saca el máximo provecho de la situación. Te dejamos algunos consejos:

• Leer. Tómate el tiempo para leer el último best-seller o para actualizar tu lista de espera de los clásicos.

• Haz ejercicios de estiramiento y mueve las articulaciones.

• Controla la comida, ya que vas a quemar menos calorías durante el tiempo de descanso. Recuerda que debes beber agua para mantenerte hidratada.

• ¡Prepara todo para la llegada del bebé! Puedes encontrar varias opciones online disponibles para buscar y comprar ropa, cunas, comida, niñera, etc.

• Regístrate en un curso online. Varias instituciones educativas ofrecen cursos completos a distancia. Esto te permite mejorar tus habilidades y volver aún más fuerte después del parto.

Consulta siempre con tu médico acerca de cualquier circunstancia excepcional que te recomiende. Y mira siempre el lado positivo de las cosas.

 

Fuentes: https://www.bebesymas.com/embarazo/tienes-que-hacer-reposo-en-cama-para-evitar-riesgos-en-tu-embarazo-podria-ser-peor-el-remedio-que-la-enfermedad 

[1] Crowther CA, Han S., “Hospitalisation and bed rest for multiple pregnancy”, 2010

 

Posted: 10-07-2018