Ya estamos a mitad de verano y seguro que ya vas cogiendo ese tono bronceado que nos hace lucir más la ropa y sentirnos más favorecidos. Sin embargo, la elevada exposición al sol implica un gran riesgo para nuestra piel: quemarte no es un juego. Te enseñamos cómo protegerte según tu tipo de piel.

Posted: 10-07-2018