Asfalto que arde, viento que quema, temperaturas que rozan límites extremos… parece que la primera ola de calor del verano ha llegado y es para quedarse. En la mayor parte de la península se alcanzarán temperaturas de hasta 40 grados y en España, menos del 40% de la población tiene aire acondicionado en sus hogares.1

No hay problema que no tenga solución. Si eres de los que todavía no han podido escaparse de la ciudad o no cuenta con aire acondicionado en su vivienda, te mostramos los mejores trucos para poder enfriar la casa y sobrevivir sin morir en el intento.

 

Mantén las persianas bajadas todo el día

Seguramente la mayoría ya conocéis este tradicional remedio para enfriar la casa. Por muy simple que parezca, es una de las mejores formas de evitar que todo el bochorno del exterior se adueñe de la casa. Muy poca utilidad tendría el ventilador si por el día dejamos que el sol ilumine nuestras habitaciones.

 

Utiliza sábanas de algodón

Para evitar levantarte cada hora con las sábanas pegadas al cuerpo, lo mejor es utilizar aquellas que transpiran y están hechas con materiales naturales, como pueden ser las de algodón. Olvídate de los protectores del colchón y las sábanas pesadas que retienen el calor.

 

Olvídate de las alfombras

Una casa sin alfombras parece desnuda pero esa sensación de hogar acogedor y confortable que pueden transmitir tiene un efecto opuesto en verano. Ahora es el momento de guardarlas y pisar la madera y el mármol. Pero no te preocupes, si eres de los que no puede vivir sin ellas y para ti son un elemento imprescindible, puedes sustituirlas por unas con un tejido de fibra natural.

 

El ventilador, tu mejor aliado

Ayúdate de este instrumento tan antiguo, pero a la vez eficaz para enfriar la casa. Sabemos que no baja la temperatura a gran velocidad, pero creará un efecto de aire fresco. De suelo o de techo, utiliza el que más te guste. Una técnica con muchos años pero que seguro que te funciona es colocar una bolsa de hielo delante del ventilador para que el aire sea mucho más fresco. Recuerda apagar siempre el dispositivo cuando no estés en casa.

 

Hidratación a todas horas

Los beneficios del agua para nuestro cuerpo son incalculables. Una vez más es necesario beber como mínimo un litro y medio de agua al día y antes de acostarnos, hidratarnos con al menos un vaso de agua. Siempre puedes dejar una botella muy fresquita en la mesilla por si en medio de la noche la necesitases.

 

Evita el uso de electrodomésticos y aparatos tecnológicos

El horno, el microondas, la televisión, y demás aparatos generan una gran cantidad de energía que se transforma en calor dentro de la casa. Por tanto, evita su uso sobre todo durante las horas más calurosas del día. Asimismo, también es recomendable mantener apagados los ordenadores y los dispositivos móviles que suelen recalentarse con frecuencia.

 

[1] INE, 2017

Información adicional:

http://elpais.com/elpais/2017/06/15/fotorrelato/1497534373_962640.html

http://www.mujerhoy.com/deco/bajo-estrella-821064072014.html

Posted: 10-07-2018