Para mantener la casa limpia hace falta higiene y limpieza, dos términos que, aunque parezcan similares son muy distintos. Mientras que  la higiene tiene que ver con todas las medidas que sirven para proteger la salud y el bienestar, la limpieza se define básicamente como el proceso de eliminación de suciedad.

Los microbios viven en las sábanas, los colchones y en casi cualquier rincón de nuestra casa. ¿Sabes cuántas bacterias puede llegar a tener una cama? ¡Hasta 10 millones!

 

¿Qué podemos encontrar en las sábanas?

En nuestras sábanas podemos encontrar desde sudor y restos de saliva, suciedad del exterior, hasta hongos o células muertas de la piel.

La realidad es que muchas personas no cambian las sábanas con la frecuencia que  deberían, por lo que, a la hora de lavarlas, se concentra una gran cantidad de microbios en la tela y la lavadora no puede retirar todo en un solo lavado.

Además, una gran cantidad de células muertas de nuestra piel se quedan en la tela de nuestras sábanas cada noche. Eso atrae a los ácaros, que afectan a nuestro sistema respiratorio.

 

¿Cada cuánto tiempo tenemos que cambiar las sábanas? ¿Cómo tenemos que lavarlas?

Expertos en microbiología recomiendan lavar las sábanas una vez por semana.

Si quieres que la lavadora lave bien las sábanas y pueda quitar la suciedad por completo, es importante poner solo un juego de sábanas por lavado. Aunque no tengan manchas, lo idóneo es lavarlas con agua caliente, entre 40 y 60 ºC, de esta forma podremos acabar con todos los ácaros que habitan en la tela.

También deberíamos ventilar el espacio unos 10 minutos al día, utilizar la aspiradora al menos una vez por semana y sacudir los muebles de la habitación cada día.

Con estas medidas de higiene y limpieza conseguiremos prevenir enfermedades y alergias, y por consiguiente, dormir mucho mejor.

 

Fuente:https://www.huffingtonpost.com/entry/how-often-you-should-actually-be-washing-your-sheets_us_55cb9271e4b0f1cbf1e72931

Posted: 02-08-2018