¡8 maneras de ser positivo!

Por naturaleza, somos un poco egocéntricos. Somos el centro de nuestro propio mundo, el eje en torno al cual todo gira. Es por eso que todo lo que pasa por nuestra mente nos afecta tanto. Los pensamientos negativos nos deprimen y empujan hacia abajo.

Los aspectos positivos, por otro lado, nos levantan y lo mejoran todo. Esta tendencia a la positividad, o sea, ver el lado bueno de las cosas, es el objeto de estudio de la psicología positiva [1].

Te presentamos 8 consejos para tener una vida más brillante, según la psicología positiva:

• ¡Sé optimista! Una actitud positiva tiene un efecto poderoso en nuestras vidas, afectando el curso de los acontecimientos. El mero hecho de creer que las cosas van a ir bien ayuda a que sea así. ¡Cambia tu perspectiva! Pensar que algo no va a funcionar puede ser un “freno” para tus ambiciones.

• ¡Crea metas positivas y toma acciones! Queremos mejorar cada día – personalmente, profesionalmente, etc. Para esto tenemos que fortalecer nuestras mejores cualidades tales como la curiosidad, la creatividad, la esperanza, la fuerza de voluntad, entre muchas otras, caminando hacia las metas que nos permitan evolucionar y tener una vida mejor.

¡No vale la pena pensar en las cualidades menos positivas!

• ¡Elige las relaciones positivas! Elige las personas con las cuales pasas tiempo y con las cuales intercambias emociones. Hay que fortalecer estas relaciones positivas que te hacen sentir bien, y no tener miedo de buscar el consuelo de los amigos y familia. Ayudarles cuando necesiten hará con que hagan lo mismo cuando tú lo necesites.

• ¡Disfruta de los buenos momentos! Vive con intensidad cada detalle que te haga feliz, ya sea pequeño o grande, dejando a un lado las preocupaciones. Disfruta de un día de sol, de ver los pájaros, de escuchar la música que más te gusta. No dejes que estos placeres pasen a tu lado sin tocarte.

• ¡Gracias! ¡Sé agradecido por las cosas buenas que tienes y demuestra a los que más quieres que estás encantado de tenerlos en tu vida! Un buen ejercicio es pensar en todo lo que es bueno en el mundo así que te despiertes. ¡Así se empieza el día a lo grande!

• ¡Acepta las cosas como son! Esto no quiere decir que debas conformarte. Sólo significa que no debes tratar de cambiar lo que no puedes cambiar, pero sí centrarte en mejorar lo que depende de ti.

• ¡Busca una vida sana y equilibrada! Esto es obvio, ¿no? Comer bien, hacer actividad física, reír y sonreír mucho. No es fácil mantener estos hábitos, pero intenta buscar maneras de fortalecerlos y de encontrar un equilibrio – verás lo bien que te vas a sentir.

• ¡Prueba cosas nuevas! No tengas miedo de la aventura, de la novedad, del desconocido. ¡La vida es para ser vivida! Algo nuevo puede ser espantoso, pero eso es parte de la vida y debe ser encarado. El nuevo conocimiento y la sensación de miedo superado te aumentará la confianza y tu fuerza interior, preparándote más y más para el futuro.

Si quieres una vida más positiva, sé positivo. El cambio empieza en ti.

 

[1] Shane J. Lopez, C. R. Snyder, The Oxford Handbook of Positive Psychology, 2011

Posted: 03-07-2018