¿No se te ocurren actividades para invertir más tiempo en familia? Practicar yoga con tus hijos puede convertirse en una gran solución para mejorar el vínculo afectivo, trabajar en equipo y aprender los unos con los otros. Las prisas y las preocupaciones se desvanecen dando paso a la calma, a la comprensión y al compañerismo.

Esta disciplina física y mental nació en la India hace más de 5.000 años y cada vez está más implantada en Occidente. Significa unión y se puede empezar a practicar desde edades muy tempranas, incluso durante el embarazo prepara a la mujer para una gestación saludable.

Se trata de una disciplina que aporta grandes beneficios no sólo a nivel físico sino también emocional. Ayuda a mejorar y a aumentar la flexibilidad, el riego sanguíneo y las diferentes funciones de nuestro cerebro. Por otro lado, al trabajar de manera conjunta se estimulan valores como el respeto y la escucha.

¿Qué posturas podemos realizar?

1.Saludo al sol: es una sesión de calentamiento para estirar nuestro cuerpo, una forma amena y divertida de comenzar.

2.Flexión y extensión: sentarse uno frente al otro, agarrarse de las manos y comenzar suaves movimientos hacia delante y hacia atrás.

3.Postura vela: seguro que ésta ya la has practicado sin saberlo. Sólo hay que tumbarse en una colchoneta, elevar las piernas hacia el techo, con los brazos sobre los riñones.

4.Postura de relajación: La mejor manera de terminar con la sesión. Nos ayuda a calmar el cuerpo y la mente, mientras nos concentramos en la respiración.

 

Fuentes:

http://www.aomm.tv/yoga-pilates-online/yoga/yoga-en-familia-ideas-para-hacer-con-ninos/

http://www.yogateca.com/yoga-para-ninos-5-posturas-para-practicar-con-tus-hijos/

Posted: 09-07-2018