El síndrome post-vacacional no solo se sufre entre los adultos. Los días de piscina, playa y juegos interminables también se acaban para los más pequeños.

La vuelta al cole se trata de una etapa de transición que puede durar hasta una semana.  Nuestros hijos pueden sufrir cansancio, tristeza, irritabilidad y falta de atención. Por ello, para que la vuelta no sea tan costosa y los madrugones tan amargos, te damos algunos de los consejos más útiles:

1.Prepararse para el nuevo horario. Es aconsejable, al menos unos días antes de comenzar la rutina, adaptarse de forma progresiva al horario escolar: levantarse y acostarse pronto, comer y cenar antes. De esta forma nuestro reloj biológico se irá regularizando.

2.Organizarse juntos. Comprar uniformes, forrar libros, preparar el material escolar… todas estas tareas son la preparación previa antes del gran día. Normalmente son los padres los que se encargan de ellas, pero es necesario que impliquemos a nuestros hijos para que se vayan preparando y comiencen a ser conscientes de la vuelta a la rutina.

3.¡Los deberes! Varios días antes, debemos revisar con ellos si han cumplido con sus obligaciones del verano y en caso de tener alguna tarea incompleta, ayudarles a terminarla.

4.Acompáñalos el primer día. Es un acontecimiento importante para ellos que implica el reencuentro con los viejos amigos y la oportunidad de aprender nuevas cosas. Las emociones y los nervios estarán presentes todo el día, así que es importante acompañarlos y que se sientan apoyados.

5.Un nuevo reto comienza. Crecer y avanzar es bueno. Debemos motivarles con la llegada del nuevo curso, establecer metas y objetivos para cumplir que les ayuden a empezar con emoción y ánimo esta nueva etapa.

 

Fuente: http://www.hacerfamilia.com/educacion/noticia-10-consejos-preparar-vuelta-cole-20130906015115.html

Posted: 03-08-2018