Resistir a los encantos de un perro o de un gato, o de cualquier otro animal doméstico es muy difícil cuando somos padres. Sin embargo, como personas  adultas, sabemos que tener una mascota implica disponer de tiempo y de dinero para cuidarles, por lo tanto, no es una tarea fácil. Pero todo este raciocinio se nos va cuando miramos a los ojos de un perrito y, sobre todo, si al lado del perrito está nuestro hijo pidiéndonos que nos lo llevemos a casa. Pero ¿cuáles son realmente las ventajas de complacer a tus hijos y darles la mascota que siempre han querido?

A nivel social, tener un nuevo “miembro en la familia” es muy positivo para los niños. Les ayuda a ser más sociables, a relacionarse con otras personas y a aumentar la capacidad de intuición, integrándose mejor en ambientes sociales. Además, tener una mascota ayuda mucho a tratar el estrés, que hoy en día está cada vez más presente en nuestra vida, incluso en edades tempranas.

A nivel emocional, ;ayuda a estimular sus sentidos, a mejorar su estado de ánimo y empatía, y fomentar su autoestima. Además, remarcar que  tener mascotas ayuda a los niños a ser responsables,  a tener sentido de compromiso e incluso puede ayudar a estrechar los lazos entre los miembros de la familia.

A nivel de salud, tener una mascota ayuda a que los niños sean mucho más activos y a que realicen más actividades físicas.

Si te hemos dado motivos suficientes para convencerte de que le regales a tu hijo la mascota que siempre ha querido  pero no estás seguro de que tus hijos sean lo suficientemente maduros para asumir dicha responsabilidad, te dejamos algunos puntos a tener en cuenta, según su edad, que te ayudarán a tomar una buena decisión:

1.Para niños pequeños: antes de los tres años, los niños son incapaces de tomar decisiones y de diferenciar la mascota de uno de sus juguetes. Por ello, hay que tener cuidado con la forma en que se relacionen los animales y los niños, evitando que ninguno haga daño al otro. Si tienes algún recelo de que estas situaciones ocurran, puedes empezar probando con otro tipo de mascotas más pequeñas, como un pez o una tortuga.

2.Para niños a partir de los 4 años: a partir de esta edad, ya hay tareas que los niños pueden asumir para con las mascotas, como darle de comer o limpiar su “casa”. Las mascotas ideales para estas edades suelen ser los gatos, que no requieren mucha atención y son muy independientes, al igual que las tortugas y los hámsteres.

3.Para los niños a partir de los 6 años: ahora sí, tener una mascota requiere cuidados más frecuentes y, sobre todo, atención, como los perros. Podrás enseñar a tus hijos a ser responsables con su mascota, a entender sus necesidades y aprender a cuidar de ella.

 

Fuente: http://www.hacerfamilia.com/ninos/noticia-puede-ensenar-ninos-tener-mascota-20130207110018.html

Posted: 05-07-2018