El día en que nació Miguel, todo cambió. No sabía que era posible sentir tanto amor ... La vida nos da cosas buenas, pero a veces también las quita. El año del nacimiento de Miguel también fue el único año en el que compartió momentos con su abuela. Sin duda tendrá pocos recuerdos de aquellos tiempos, pero aún hoy, 12 años después, sigue en su habitación el último regalo de la abuela: un oso de peluche, que sin embargo perdió un ojo y tiene una pierna rota... ¡quiero arreglarlo para que esta memoria no desaparezca nunca!

Participa también en el Hospital de Juguetes para tener una Navidad mágica.

Posted: 09-08-2018