Esta caja registradora no sé de qué año será, solo sé que estaba en casa de mis abuelos desde que tengo uso de razón. Supongo que sería de mis hermanos que nacieron en los años 70 (y me pasan casi 20).

Quedaban algunas monedas de plástico cuando jugaba con ella. Ya han desaparecido todas. Yo le hice unos billetes (ya de Euros) con los que podía jugar a las tiendas con mi amiga del pueblo. Les poníamos etiquetas a las cosas que había por la casa y las vendíamos y comprábamos. Recuerdo que yo misma la arreglé. Le puse unas cintas de papel con números en la "pantalla" y conseguí que la caja se abriera, aunque no con la fluidez que debería. Ahora le falta el plástico que cubre la pantalla, se han perdido todas las monedas y hasta los billetes que yo misma hice, solo queda uno de 50.

En la actualidad son mis sobrinos los que juegan con ella, a pesar de que esté rota (de ahí que se hayan perdido todos los billetes). Ha durado tres generaciones y es casi un artículo de anticuario, por eso me gustaría que mi o, mejor dicho, nuestra caja registradora, pudiera entrar en el Hospital de Juguetes.

Más historias aquí.

Posted: 08-08-2018