Ideas para disfrutar y para que pequeños y mayores se muevan

Cada vez más hay problemas de salud asociados con un estilo de vida sedentario, en niños cada vez más jóvenes. La obesidad es uno de los flagelos del siglo XXI. Todo comienza a una edad temprana, cuando no hay estimulación adecuada o hábitos de ejercicio físico [1].

¡Te dejamos algunas ideas para que todos disfruten!

Cuando se trata de niños pequeños, debemos abordar este problema de una manera más sencilla. Un gimnasio o un deporte intenso no son necesarios. El día a día presenta una serie de oportunidades para el ejercicio y, además, para disfrutar con la familia.

Te presentamos algunas ideas que te ayudarán a pasar tiempo de calidad con tus hijos y a promover hábitos saludables:

• Caminar antes o después de comer – crear esta rutina diaria establece un hábito importante y ayuda a aumentar el apetito o a hacer la digestión.

• Poner música y bailar con tus peques – ¡Los momentos de música y danza son una de las mejores maneras para que los niños (y los padres) se muevan!

• Crear un juego en torno a las tareas del hogar – añade un poco de fantasía a las tareas domésticas.

¡Así, tus hijos no tendrán una respuesta negativa cuando les pidas ayuda para limpiar el polvo!

• ¡Pasear al perro (o jugar con tu mascota) – los niños aman a sus mascotas! Sacar al perro a dar un paseo es también una manera de aprender a ser responsable.

• Usa las escaleras en lugar del ascensor – siempre que posible, fomenta este comportamiento. Es bueno para las capacidades aeróbica, muscular y circulatoria.

• Organiza una noche de deporte a la semana – marca en el calendario una noche para juegos con movimiento. Puede adaptar los juegos de cartas tradicionales e introduzca el factor de ejercicio.

• Llevar a los niños al parque – ¡el aire limpio, el contacto con la naturaleza y los espacios abiertos son buenos para la salud física y mental, ayudando a estimular los movimientos!

Además, ofrece a tus hijos juguetes que desarrollen sus habilidades motoras y hagan crecer el gusto por el ejercicio. Los expertos argumentan que los niños necesitan unos 60 minutos de actividad física diaria [2], pero no tiene que ser de una sola vez.

Por otra parte, el descanso es fundamental y reduce el riesgo de obesidad. Lo importante es crear hábitos saludables y un sentido de equilibrio en la vida de los niños.

 

[1] Frühbeck G, Toplak H, Woodward E, Yumuk V, Maislos M, Oppert J, -M, Obesity: The Gateway to Ill Health, 2013

[2] Physical Activity Guidelines for Americans, 2008

Posted: 05-07-2018