Cuando mi hijo Lucas tenía 7 años, apenas salía de su habitación. Yo intentaba llamarle para actividades fuera de casa, para jugar con nosotros o para jugar con los amigos... nunca quería. ¡Estaba preocupado! ¿Sería depresión? ¿Problemas de adaptación social? Todo esto cambió cuando le ofrecí el juego "¿Quién es quién?" en Navidad. Por alguna razón estaba encantado y empezó a jugar con nosotros varias veces, empezó a invitar a amigos de la escuela para jugar ¡y se convirtió en un niño sonriente y brillante! Hoy en día ya no juega, y se perdieron dos o tres personajes ... ¡A mí me gustaría volver a jugar con mi hijo!

 

Participa también en el Hospital de Juguetes para tener una Navidad mágica.

Posted: 09-08-2018