Desde que me regalaron a Blas gigante me ha acompañado en muchas experiencias. Tengo una hermana mayor que ya no jugaba con muñecos cuando yo era pequeña, así que mi mundo de fantasía infantil fue siempre con ellos.

Blas era especial porque tenía gran tamaño así que le preparaba el té y nos sentábamos frente a frente en las dos sillas de niño/a que tenía y le contaba cómo me había ido el día en el cole, incluso le enseñé a leer :)

Me hice mayor y se quedó guardando mi habitación en casa de mis padres.

Ahora, las nuevas generaciones familiares jugaban con él y me hacía especial ilusión, pero un día vimos un hilito, tiramos de él y Blas se descosió.

Por los momentos que pasé con él y para que siga guardando mis recuerdos y los de mis hijos, me gustaría arreglarlo. Gracias.

Más historias aquí.

Posted: 09-08-2018