Ahorrar no es tarea fácil. La tasa de ahorro de los hogares cada vez es menor en pro del aumento del consumo total. Aun así, se pueden seguir una serie de prácticas para no incurrir en derroches e incrementar el ahorro.  


Aquí están algunos consejos para ahorrar en la economía de tu hogar:  

 

• Comparar precios. Aunque la falta de tiempo es el mayor hándicap para la planificación económica del hogar, dedicar un tiempo a comparar precios y características de los productos o servicios, puede suponer un gran ahorro.

Visita diferentes supermercados, investiga los precios de las gasolineras más cercanas o compara en internet el precio y los servicios post venta que te ofrece cada establecimiento.

¡Te sorprenderás de las diferencias que existen entre unos y otros!


 Buscar las ofertas. Las promociones son una buena oportunidad de ahorro. Estar alerta de las ofertas, aprovechar el periodo de rebajas, utilizar tarjetas de fidelización o comprar marcas blancas, suponen una disminución del gasto en bienes de consumo.

Con la agrupación de servicios en un mismo proveedor, también puedes encontrar un ahorro. Algunas compañías ofrecen mejores ofertas al contratar gas y luz, o televisión, internet y móvil. 


 Planificar con antelación. La planificación con antelación también ahorra gastos, por ejemplo, en las vacaciones. Si lo programas con tiempo, el hospedaje y el transporte suelen ser más baratos que comprándolo a última hora.


 Eficiencia energética en los electrodomésticos. A la hora de comprar un aparato eléctrico para tu hogar, fíjate en las etiquetas de eficiencia energética. Aquellos calificados con A+ o superior, son los más eficientes consumiendo menos energía. Esto te ayudará en el medio plazo a ahorrar en las facturas energéticas.


 Controlar el consumo de energía. La electricidad es uno de los principales consumos de energía del hogar. Reducirás la factura si apagas las luces cuando no hay nadie, desenchufas los aparatos que no se van a usar o utilizas la lavadora al 100% de su capacidad.

Instalar un termostato o un termómetro en el hogar también es una buena medida de ahorro. Las sensaciones térmicas son muy relativas y esto te ofrece una visión objetiva sobre la temperatura real, así puedes ajustar la temperatura de la calefacción o del aire acondicionado.


 Planificar la economía doméstica. Elaborar un presupuesto es algo primordial para empezar a planificar. La mejor forma de reflejar todos los gastos, es anotándolos y revisándolos periódicamente. De esta forma, te darás cuenta de en qué partidas estás empleando más dinero y cuáles deberías recortar.

Es recomendable además, revisar las facturas y la energía contratada para comprobar que todo está correcto y no existan errores.


 Prorratear los gastos anuales. El consumo de un hogar tiene oscilaciones durante el año. Para no encontrarte con sustos en los meses pico, haz el cálculo de gastos que se cobran de forma anual o semestral como tributaciones, seguros u otras facturas, y divídelo entre todos los meses. Ahorra una partida cada mes con esta cifra para hacer frente a los gastos de una manera más cómoda.


 Evitar el uso de créditos. Las compras a plazos o las tarjetas de crédito, hacen más accesible y cómodas las adquisiciones de ciertos bienes. Sin embargo, es importante valorar los gastos de intereses para realizar un uso óptimo de los créditos.


 Utilizar herramientas financieras. Si no eres de utilizar lápiz y papel, existen apps o herramientas online para organizar tus presupuestos y gastos. Muchas te ofrecen un resumen mensual del consumo, que será de gran utilidad para ver en qué te gastas el dinero. También encontrarás comparadores de precios que te simplificarán la búsqueda y la decisión de compra. 


 Reutilizar los productos. No se puede escapar de la obsolescencia programada, pero puedes dar una segunda vida a las cosas cotidianas de tu hogar. En la red hay muchos tutoriales donde te explican los pasos para convertir un objeto en algo con un uso completamente diferente.

También puedes vender tus productos en mercados de segunda mano o en plataformas de internet dedicadas a este fin. Así sacarás un dinero extra de aquellos objetos que no utilices.

 

Lo mejor para una buena planificación de la economía doméstica y la posibilidad de ahorrar es tener paciencia. Estudia en profundidad cada caso y dedica el tiempo necesario en encontrar las soluciones más eficientes y con menos costes.

 

Información Adicional:

CNMV y Banco de España, Plan de educación financiera Finanzas para todos www.finanzasparatodos.es/

Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía.

Posted: 10-07-2018